Arquitectura web optimizada al SEO

¿Qué es la arquitectura web? ¿Cómo se lleva a cabo? ¿Cómo la puedo estructurar de cara al SEO? Está es una pregunta que surge al principio y después de leer en los blogs más relevantes o acudir a los libros de los grandes maestros del SEO se dan rápidamente algunas indicaciones.

Muchas son las ideas y claves. Lo más importante es tener en cuenta qué tipo de contenido y qué objetivo tenemos entre manos. En función de estas dos variables daremos con un tipo de estructura y otra. La arquitectura tiene que ver con nuestro objetivo final y qué buscamos que posicione.

La arquitectura web soluciona problemas

Llevar a cabo una correcta arquitectura de la web nos ahorrará problemas futuros. Aún sabiendo esto nos encontramos con web que dejan su arquitectura olvidada ante las prisas, la búsqueda de un diseño bonito o el contenido. Muchas web cojean en este punto.

A la hora de crear una web o rehacerla hay que pensar en 3 apartados:

  1. Contenido de calidad.
  2. Arquitectura de acuerdo con los objetivos y orientada al SEO.
  3. Velocidad de carga.

En muchas ocasiones por desconocimiento o por dejadez se abandona una de las patas y como buen taburete que es la web, cojea y no conseguimos el rendimiento adecuado. En fin, tener una web con una estructura adecuada hará que sea más comprensible y fácil de mantener y trabajar. Además, influirá en factores relevantes para el usuario y los motores de búsqueda (que cada vez intentan asemejarse a una persona real).

Una buena arquitectura ayuda al rastreo de la web

Intenta que tu sitio web tenga pocos clics de profundidad. De esta forma tanto el usuario como el bot de Google puedan alcanzar cualquier página interna (3 o 4 clics como mucho). Ten en cuenta que el primero se “agobia” mientras navega porque no encuentra lo que busca, y el segundo tiene un tiempo limitado para “crawlear” tu página web en el menor tiempo posible y de forma ordenada.

En ambos casos vemos una similitud, la necesidad de tener todo el contenido ordenado y con fácil acceso. Por lo tanto, si consigues una arquitectura ordenada y sencilla, optimizada para el robot del buscador y a la vez natural para el usuario conseguirás que sea perfecta.

Nota: si tienes una web profunda, o con una arquitectura compleja, apóyate en los sitemap para que Google indexe el mayor contenido posible.

¿Cuántos clics de profundidad tiene que tener mi web?

Cómo hemos visto una web tiene que estar pensada en el usuario, pero a la vez tenemos que tener en cuenta el contenido y el robot del buscador. Solo nos queda decir: “LA ARQUITECTURA WEB ES COMPLICADA”. Después de esto proseguimos.

Anteriormente dijimos que en 3-4 clics deberíamos tener acceso a cualquier parte del contenido (obviando el buscador si pensamos en páginas normales). ¿Cómo logramos esto? Sencillo a través de herramientas como el enlazado interno (sobre esto haremos un post propio).

El primer paso que tenemos que dar es ya famoso KeyWord Research. UNa vez identificadas las palabras clave por las cuales nos buscan y conociendo el sector, objetivo y demás datos relevantes, conocemos los patrones de búsqueda del usuario. En caso de que estemos creando una web desde cero tenemos que crear la arquitectura de acuerdo a esos patrones y en el caso de que estemos auditando explicaremos la importancia de implementar cambios en ella.

Posteriormente tenemos que crear la jerarquía de la arquitectura web. ¿Cómo lo hacemos? ¿Qué tipos de estructuras web existen? A continuación lo veremos.

Tipos de estructuras web

Como hemos visto la arquitectura web es importante para estructurar el contenido de la web, pero… ¿qué tipos hay? ¿cuál tengo que escoger?

A continuación queremos responder esas preguntas de forma rápida y sencilla.

“La arquitectura es la base y esquema de la navegación y recrea en los usuarios un modelo mental  que refleja la forma en que se ha organizado la información y los distintos contenidos que conforman el site”, así lo explica Fernando Maciá, el gran maestro SEO en su libro. Poco más que añadir. A continuación, siguiendo el capítulo en el que lo explica, destaca tres tipos de estructuras:

Arquitectura secuencional

La manera más sencilla de ordenar la información. Una página detrás de otra. Un enlace lleva a otro enlace. Cada vez un paso más en la profundidad de la página web. Ninguna página es par de otra, siempre vamos más adentro del site. ¿Dónde vemos aplicado esto? En cursos, juegos de rol… es una estructura clásica para webs que siguen un criterio temporal o de orden, web que sus contenidos van de lo general a lo específico.

En este tipo de arquitectura, cada página tiene un link hacia la siguiente página. Tanto para los buscadores como para el usuario, navegar por este tipo de estructura es ahondar en el nivel de conocimientos, ya que cada vez que hacemos clic en un enlace nos alejamos de la Home.

El problema que plantea este tipo de estructura es la transferencia de autoridad. Partiendo de que la página de inicio es la que más Page Authority (PA) tiene, cada vez que enlazamos  más profundo el nivel de popularidad va decreciendo. Por esto Google y el resto de buscadores considerarán más relevantes las páginas más cercanas a la de Inicio.

Arquitectura jerárquica

Es el tipo de arquitectura más común y habitual. También es el más correcto a la hora de organizar el contenido en función de la usabilidad y la importancia. Habitualmente este tipo de estructura es como una pirámide:

  • en la cumbre está la Home, página principal y con mayor PA, ya que se beneficia no solo de los links externos que apuntan a ella, sino también de los internos que hay en todas las páginas.
  • a continuación están las páginas de categoría o secundarias. Estas se benefician del zumo de popularidad al máximo, ya que por encima solo tienen la Home.
  • Posteriormente suelen ir ubicadas las subcategorías. Reciben menos links y por lo tanto suelen tener menos PA.
  • Y finalmente suele ir la página de producto.

Este tipo de estructura no siempre es así, a veces desde la Home, en caso de tener poco producto o ser más una página de contenidos, podemos saltarnos los dos peldaños intermedios. Otras veces la balda de subcategorías no existe…

Como vemos, en esta estructura respetamos una profundidad mínima para que la experiencia de usuario sea sencilla y lleguen a donde queremos de forma rápida y sencilla. También, para llevar a cabo esta estructura tenemos que conocer cuál es el objetivo real de la página web, a dónde tienen que llegar y establecer el camino más rápido.

Arquitectura en red

Este tipo de estructura es más flexible a la hora de organizar el contenido. El objetivo es incentivar el pensamiento y favorecer una navegación libre. La estructura tiene como fin explotar la capacidad de la relación entre los distintos contenidos que existen en la web, aunque si no está realizada de forma correcta puede llevar a una mala experiencia de usuario.

En este caso, el zumo de popularidad está más repartido entre todas las páginas de la web, ya que todas están enlazadas entre sí. En este caso no existe una página de inicio clara, ya que todas son landings y páginas de salida.

¿Qué arquitectura web tengo que usar?

Pues, como en todo esto del SEO, depende. Pocas web se centran en un solo tipo de arquitectura. Muchas usan un esquema general de arquitectura jerárquica y se apoyan, en cierta manera, en la arquitectura de red. Por ejemplo, pensemos en un e-commerce. Esta estructurado en categorías, subcategorías y productos, pero en la Home tiene enlaces a productos destacados o subcategorías que les interesan. A su vez en las páginas de productos puede haber enlaces a categorías como “ofertas”…

Solamente páginas con un esquema muy rígido tiene una estructura cerrada.

Consejo para apoyar el enlazado interno

A la hora de crear el enlazado interno de una página (hablaremos en otro post de él), tenemos que tener en cuenta dos o tres sitios donde nos podemos apoyar para generar un enlazado y de esta forma traspasar flow al resto de páginas. Como sabemos, el robot de google lee de arriba hacia abajo, por eso debemos poner los enlaces que nos interesan en la parte más alta de la página. La información esencial debe estar en el header o parte superior. Pensemos que también esto influye en el usuario, ya que la primera pantalla es lo que más impacta. Por lo tanto, en el menú debe estar enlazado todo aquello que consideramos importante (lo más habitual es ubicar las categorías y subcategorías – servicios).

Pero también hay otros dos sitios donde podemos dejar enlaces internos sin que molesten, es más ayudarán a que los usuarios lleguen a otras páginas de nuestra web que nos interesan. Además de trasladar zumo a esas páginas. Estas dos ubicaciones son el footer y posibles menús que hay en páginas de servicios en los laterales.

Para finalizar

La arquitectura de la web es la base de la estrategia SEO. Una buena arquitectura consigue lograr los objetivos de la web, indexar de manera más sencilla el contenido, una experiencia de usuario mayor…

Antes de llevar a cabo una arquitectura web te recomendamos leer:

Fundamentos del SEO

Como ordenar una web

Consejos SEO para una arquitectura web

Guía SEO de arquitectura web

Como hacer una arquitectura web

Deja un comentario