Fundamentos del proceso SEO

Cuando se piensa en SEO, la gente cree que el objetivo final de este es poner en primera posición del buscador que sea el contenido que se esta trabajando. Pero como explica Aleyda en su libro: “El verdadero objetivo del SEO es conectar con la audiencia que busca lo que ofrece el negocio de la WEB que se está posicionando y que la misma encuentre lo que esté buscando en el sitio que optimizamos, de esta forma que este alcance su objetivo a nivel de negocio“.

En resumen: el SEO tiene como objetivo que el sitio que se está optimizando logre su objetivo comercial, ya sea vender, crear leads, ofrecer contenido…

Para llevar a cabo esto, habitualmente los SEO nos hemos obsesionado con mejorar el posicionamiento (ya se dice que la mejor forma de esconder algo es en la segunda página de Google) y en parte es algo lógico si comprobamos que hay más CTR según estemos más arriba en la página de resultados.

Hay dos factores que influyen de manera especial en el posicionamiento:

  • La relevancia: esta se da por la similitud entre el contenido ofrecido y la búsqueda del usuario.
  • La popularidad: cuánto y qué bien enlazada está la web que se busca optimizar.

Además también está todo lo relacionado con el WPO, el formato en el que ofrecemos el contenido, la diferenciación respecto a la competencia, evitar contenidos duplicados, la usabilidad por parte del usuario… Pero como este post es sobre lo más básico de lo básico, es un recordatorio para aquellos que llevan un rato en este mundo vamos a ir a lo más clásico.

Pirámide del SEO

Teniendo en cuenta estos dos puntos vistos anteriormente, relevancia y popularidad, y añadiendo algún otro, podemos crear lo que podríamos denominar: la Pirámide del SEO.

La base de esta pirámide podría ser:

  • La rastreabilidad e indexabilidad del sitio. Esto significa que el contenido de la web sea accesible y comprensible, que pueda ser encontrado, valorado y guardado por los buscadores. Para desarrollar este punto hay que tener claro y hacer una estrategia en relación a la estructura de la web y el enlazado interno, ya que el nivel de profundidad y la fácil accesibilidad de los contenidos por parte del robot del buscador será importante a la hora de valorar la webs. Otros puntos que entran en esta base son: la velocidad de carga, la configuración para dispositivos móviles…
  • La relevancia. Como hemos visto antes este concepto es la similitud entre lo que ofrece la web y lo que busca el usuario. Para tener optimizado este apartado hay que garantizar que todo el contenido del dominio: textos, fotografías y vídeos incluyen esos conceptos y palabras clave, que la información ofrecida es única. También en este apartado se hace especial hincapié en el uso de marcado estructurado.
  •  La popularidad. Este último peldaño de la pirámide SEO hace mención al desarrollo de la autoridad de la web en cuestión. Para ello es esencial llevar a cabo una campaña de enlaces, de linkbuilding. De tal forma que esos enlaces además de ser una fuente de ingreso de usuarios a la web, sea para el buscador una señal de popularidad y autoridad. En este punto es imprescindible destacar que no todos los enlaces valen lo mismo y que hay páginas y “páginas” en las que pedir enlaces.

Fases del proceso SEO

A la hora de realizar un proceso SEO existe una serie de pasos que se pueden dar. Aleyda en su libro establece que sean cuatro pasos. Lo característico es que una vez que se finaliza el cuatro punto del proceso SEO se vuelve a realizar el primero o se pasa directamente al segundo.

Todos son importantes y todos hay que realizarlos con detenimiento, ya que en cada paso se hace especial hincapié en un aspecto u otro. Estos pasos son:

  1. Realizar un estudio de palabras clave. Puede ser discutible si este es el primer punto o realmente el primer paso es realizar un estudio de mercado y de competidores, pero Aleyda incluye en este punto del proceso ese estudio de mercado, no solo es simplemente buscar las palabras clave, sino que aquí se ve como actúa el usuario, en que punto está la demanda y la oferta, la semántica de búsqueda… Finalmente lo que se trata es de estableces y priorizar las palabras clave que se quieren atacar en el posicionamiento y los objetivos de visibilidad, tráfico y conversión.
  2. Optimización técnica y de contenidos. En resumen: SEO on-page y off-page. Una vez que tenemos claro que conceptos, palabras o términos queremos posicionar llega el momento de crear ese contenido y optimizar la web para que responda mejor a las directrices de Mr, Google, de esta forma conseguimos que la web sea indexable y rastreable.
  3. Campaña de enlaces. Linkbuilding. Mejorar la popularidad de la web o de algunas de las landings de la web. ¿Cómo? En este post solo queremos hablar de fundamentos. En un futuro explicaremos algunas estrategias o consejos, lo mejor es que por ahora hagamos un 302 a Cesar Aparicio.
  4. Medición de resultados. Analítica y excel. En el momento que se crea un objetivo, aunque sea el número de visitas, es imprescindible monitorizar todo respecto a ese objetivo del proceso. No por saber cómo va sino por prever que se puede hacer para seguir mejorando. A partir de este punto se puede rehacer un estudio de palabras clave, mejorar la optimización de la web o crear nuevo contenido.

Claves del proceso SEO

Más que claves es clave para el buen funcionamiento del proceso. Aquí la clave es que todos los departamentos involucrados trabajen de forma ordenada y planificada. El proceso SEO es multidisciplinar y en el participan departamentos como el de diseño, creación de contenidos, UX, IT… todos ellos tienen un peso en el SEO.

Para llegar a buen puerto es necesario que todos los departamentos involucrados apoyen desde el inicio con una flexibilidad que permite llevar a cabo las acciones y recomendaciones. Si esto no puede ser garantizado es necesario llevar a cabo una planificación del proceso y pensar y valorar las expectativas de resultados.

Si no se llevan a cabo las recomendaciones SEO, de poco valen.

¿Cómo establecer objetivos para el proceso SEO?

En todo proyecto hay que tener unos objetivos. En el caso del SEO puede ser conversión, visitas, leads… Si no se tiene en cuenta elementos como el comportamiento del usuario, las características del mercado, las restricciones, los recursos… es muy fácil que el objetivo planteado sea poco realista y esto lleve a que la estrategia y los pasos del proceso sean ineficaces.

El primer paso es establecer los objetivos con el resultado del primer paso del proceso SEO: el estudio de palabras claves y el análisis de la competencia. De esta forma se enfoca el resto del proceso hacia una estrategia realista y enfocada en los objetivos establecidos.

Para establecer esos objetivos Aleyda habla de las directrices Smarter (acrónimo en inglés de Específico, Medible, Alcanzable, Relevante, Basado en el tiempo, Ético y Documentado). A través de cada uno de estos puntos se establecen una serie de objetivos que responden a cada una de las características. De esta manera no solo se identifican los objetivos sino que podrás establecer y gestionar las mejores estrategias para alcanzarlos.

Deja un comentario